¿Quien soy yo?

12045496_10155997862375361_2647426020136436539_o

 

Hay preguntas que todo hombre o mujer debería hacerse de vez en cuando. Una de ellas es básica: ¿Quién soy yo?

Llevo haciéndome esta pregunta los últimos cinco años de mi vida. No puedo dar una respuesta sencilla, concisa y directa. Puedo decir que el personaje es ya parte del hombre y el hombre es parte del personaje.

Soy un tipo de sesenta años encerrado en el cuerpo de un chaval de veintisiete. Soy el que aprendió a callar, el que aceptó que no se puede caer bien a todo el mundo. Soy el que dio la vuelta al mundo solo para ver que había al final del camino, el mismo que se colocó de nuevo en la casilla de salida.

Soy aquel pargela del otro lado de la barra. Soy un buscador de certezas desdichado, llanero solitario de la gran urbe, amigo de la música que retumba en do y fa sostenido.¡Coño!, no soy el farsante de medio pelo que muchos buscan, créeme, soy la batalla inacabada, el estribillo que te gusta oír una y otra vez.

Soy el que se esconde cuando la calle se agolpa con mil almas, el que va a todas las azoteas en cada uno de sus viajes –solo– para observar y reflexionar sobre el ir y venir de la sociedad.

Soy el que se rodea de gente honesta, natural y sencilla. Soy el mago que no guarda conejos en la chistera, no soy de truco, soy de trato y el trato que hice hace ya mucho tiempo es que cada segundo, cada décima, cuenta. Lo que tengo claro es que jamás dejaré que me la cuenten.

No soy Dalí, ni Jobs, ni Dylan, ni Downey Junior, el error fue pensar que necesitaba una influencia, un espejo donde mirarme. Hoy soy el resultado de encontrarme conmigo mismo, con mis idas y venidas, con mis momentos buenos y malos.

Soy McDonalds y soy Can Roca, soy Macallan y soy Ballantine’s, soy Four Seasons y soy tienda de campa…(bueno) quizás no pueda ser tantas cosas.

No… no puedes ser todo. El mundo siempre te quedará grande viejo amigo pero si podrás ser un pedacito de Tokyo, Nueva York, Hong Kong o Bilbao.

Podrán irte bien o mal las cosas, podrás ganar o perderlo absolutamente todo en una décima de segundo, lo único que jamás te podrán quitar es la respuesta a la pregunta que da título a este post.

Cuando la encuentres hazme un favor, tira la llave al mar.

Este post fue escrito con esta banda sonora de fondo

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s