Impasses

screen-shot-2017-02-05-at-20-34-53

“Un hombre famoso dijo una vez: nosotros creamos nuestros propios demonios…”

No recuerdo cual fue el momento preciso donde compré un ticket de montaña rusa. Bajadas subidas y curvas de infarto en un circuito que parece no tener fin. Necesitaba un impasse de un par de meses para madurar y asentar todo lo que viene. Canalizar a veces es un ritual necesario. Ni por esas, viajes por motivos personales y de trabajo se han ido sumando las últimas semanas. Ahora a toro pasado me he dado cuenta del valor que tienen las pequeñas franjas de tiempo. Cuando te duchas, cuando cubres una distancia en coche o avión. Leer un libro, una revista o disfrutar de un buen whisky.

He tenido tiempo para la reflexión pero quizás poco para la inspiración, entonces llegan películas como LA LA LAND y dicha inspiración se dispara. Siempre he entendido los sueños entre dos personas como caminos que no se deben cruzar necesariamente. El final alternativo, el jazz rasgado o el mito Holibudiense forman parte de un todo necesario en esta cinta de 2h 8min, nunca hablo de cine en este journal clandestino pero quizás desde la Gran Belleza del maestro Sorrentino es la película más Shelbyexpress que he visto.

Trasladarte a Los Angeles no es fácil y Damien Chazelle lo hace de una forma nunca vista antes. Pasear por los alrededores del observatorio Griffith , sacar una canción entre toma y toma, redescubrir el horizonte iluminado de una urbe mágica, poco apreciada por algunos y venerada por otros. Precisamente lo que más me gusta es que Chazelle saca el LA que más me gusta, el bohemio, el frívolo, el estelar.

Como decía al principio, si os dais cuenta somos nosotros los que acabamos creando nuestros propios demonios. Cuando buscamos tan fervientemente un sueño, somos capaces de agarrarnos a un clavo ardiendo. A veces pasando por alto cosas tan vitales como el amor o la amistad.

No esperes, quizás tu camino pueda cambiar para siempre en el próximo impasse que te regale la vida.

Busquemos el final alternativo, el de película, el que no suele darse en la vida real. Sin miedo a perder nuestros sueños, al fin y al cabo que mejor sueño que ser sencillamente feliz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s