2017 PUNTO FINAL

Ha llegado el momento. Es tiempo de hacer balance y reflexión del año.

 

2017 ha sido un año de siembra y anécdotas al por mayor.

 

Siento que he llegado a la meta sin el aliento suficiente para disfrutar del final como es debido, dicen que lo importante es llegar pero que le vamos hacer, soy inconformista por naturaleza.

 

Me tomo el año como un entrenamiento y advertencia para lo que viene a partir de ahora.

 

En el plano personal no me puedo quejar. Seguimos recorriendo el mundo en busca de la conversación perfecta. Empiezo a buscar bajar 2-3 revoluciones, encontrar momentos solo para mí. Quizás me haga falta un viaje en solitario al Tibet o cosa parecida.

 

Busco el hielo de medianoche, conversación a pie de chimenea. No me asombro con historias de ultramar ni con los pianistas mancos de Míchigan.

 

Ha sido un año donde los rascacielos, las islas privadas o los antros del sudeste-asiático se han podido dar la mano. Un año donde boxeadores han prostituido el deporte a cambio del show-business. Nueva York o Londres siguen a su ritmo, sin novedad, me preocupa no descubrir tendencia nueva relevante. Tengo la sensación de que últimamente pasan más cosas en Bilbao que en otras grandes ciudades del mundo y eso me gusta.

 

2017 ha servido para compartir mantel con amigos varios. No ha sido fácil abrir hueco en mi agenda a la street-food de Singapur, aunque desde entonces me declaro adicto al chili crab, a ver si uno de mis amigos chefs se atreve a hacer su propia versión de esta receta pero con salsa vizcaína!

 

He llegado a la recta final del año con muchísimas ganas de 2018. Hay grandes retos personales y profesionales que cumplir, la planificación será clave en el proceso.

 

Prometo buscar huecos para todos esos que os acordáis de mi. Quizás tengamos que fundar un club para vernos. Lo podríamos llamar “El club de los huecos perdidos”.

 

Quizás uno de los mejores momentos del año fue conocer a Massimo Bottura en Modena, ciudad a la que espero volver, inspiradora en cada esquina. Conocer el discurso de Massimo fue realmente excitante.

 

Me gustaría destacar también la serie Abstract de Netflix, todo un descubrimiento.

 

Pienso acabar el año con los míos, brindar por la vida y quemar algo (una factura de la luz) lo que sea.

 

bye 2017!!!

 

Tomad un whisky a mi salud mientras escucháis Knocking on heaven’s door.

https://www.youtube.com/watch?v=gazW7MOqHzQ

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s